Cómo reconocer cuando tu relación va cuesta abajo…y a la vez encontrar la salida…

portada blog como reconocer que tu relacion va

Muchos psicólogos aseguran que se pueden identificar algunas señales de alerta que revelan que lo mejor es cortar la relación antes de que las cosas se tornen peores. 

Es posible que desde hace años tengas una pareja—y ahora notas mucha frialdad o quizás prefieres pasar más tiempo con tus amigas. Estas son algunas de esas señales, como que te indican  de que tu relación decae. Pero ¿Cómo reconocer cuando tu relación va cuesta abajo? Sigue leyendo aquí y lo descubrirás.

 

Cuando una relación se encuentra en la cuerda floja, muchas amigas suelen sospecharlo. Puede que sientas unas mariposas en la boca del estómago al observar que no se te pega como antes y tampoco te mira a los ojos. 

Eso le sucedió a Jenny y casi pierde la cabeza al no poder dejar de pensar en el porqué de la conducta de Joe cuando antes él se desvivía por ella. La entendemos.

Ya sabes que cuando las cosas no andan bien eso se percibe.

Mientras que nosotras las mujeres expresamos más abiertamente nuestro descontento con una relación, los hombres no ven tan claramente las señales y se dan cuenta de que la relación terminó cuando llegan a su casa y no ven la ropa de ella en el closet.

Ahora bien, cuando percibes que la razón para el malestar emana de él…y presientes que algo sucede en su interior, ¡Puede que estés en lo correcto!.

Aprende a reconocer cuando tu relación va cuesta abajo

Es normal que te cueste aceptar que tu pareja ya no te proporciona el mismo nivel de felicidad que antes—sobre todo si llevan mucho tiempo juntos. Y, aunque a veces es sólo una situación pasajera, como problemas de trabajo o de salud…en otros momentos se observan una serie de señales más evidentes que indican que la relación no va a ninguna parte. 

También puedes leer… ¿Cuándo piensas soltar esa relación dañina? Con las siguientes ideas te ayudaremos…

Así que, ¿Cómo reconocer cuando tu relación va cuesta abajo

Todas las relaciones pasan por una serie de fases hasta que llegan a su madurez. Esta evolución no es lineal ni mucho menos estable, por lo que es normal confundir ciertos signos y pensar que se acabó la relación. 

Pero, debes saber cuáles son las etapas para que no te desesperes. 

Sin irnos a los extremos y convertir esto en un discurso psicológico o psiquiátrico te diremos que uno de los psicólogos más famosos, George Levinger, nos muestra su teoría sobre las 5 etapas de una relación en pareja, veamos cuáles son: 

  1. Familiarización: Es el inicio de la relación. Aquí la unión se basa en la atracción física y en cuanto se parecen en el pensar. ¿Almas gemelas?
  2. Desarrollo: Aquí la dependencia aumenta y ambos pasan mucho más tiempo juntos. El hombre te hace falta cuando no está y te llama constantemente.
  3. Continuación: Ahora establecen un compromiso a largo plazo y se unen firmemente como pareja. Es la consolidación en sí, basada en otros valores, como el respeto y la confianza.

 

Hasta aquí llegó lo bueno. Las primeras 3 etapas son las delicias de una exquisita relación pero algunas veces se presentan las próximas 2 etapas que vaticinan un fin…quizá…

 

  1. Deterioro: Esta fase no siempre se presenta, (¡Viva Dios!) pero en general, se caracteriza por la falta de satisfacción.
  2. Finalización: La confianza, la intimidad y el cariño desaparecen, pero ojo, no siempre implica ruptura. A veces es un matrimonio que se mantiene por los hijos o simplemente por razones económicas.

 

Ahora vamos al meollo de la situación… 

Entonces, ¿Cómo reconocer cuando tu relación va cuesta abajo?

¿Hay realmente señales claras que anuncian que el fin de la relación se acerca? ¿Es posible remediarlo?  

Ciertamente, hay señales claras de que la relación va mal y que en ocasiones no hay mucho que hacer, sobre todo cuando se normalizan situaciones tóxicas.

  • Aquello de juntos compartir actividades se relegó al olvido

La rutina en una pareja es fundamental. Sin embargo, si tu pareja y/o tú no se esfuerzan por compartir la rutina juntos, lo más seguro es que la comunicación falle progresivamente. 

Desde programar una cita, hasta encuentros sexuales en lugares diferentes, una salida al cine o simplemente juntos tomarse un café—son detalles que forman parte de su rutina de pareja. De esos detalles no tomarse en serio, la relación pierde chispa, la energía y deja de prosperar.

  • Relaciones sexuales inexistentes

Las relaciones sexuales suelen incrementarse en las primeras fases de una relación. Normalmente, disminuyen a medida que pasan los meses o los años, incluso hay periodos de abstinencia. 

Pero, si estos tiempos se prolongan y no existe la pasión de antes, puede ser una señal que demuestre la falta de interés de una parte o ambas. Toma también en consideración que la edad influye y que los achaques de la madurez ayudan poco en ese sentido. Cuando una enfermedad ataca, la sexualidad pasa a cero pero si al inicio hubo amor verdadero la relación aguantará el embate….por un tiempo

Puedes revisar este otro artículo aquíGozadera después de los 50…una guía para sexo a tu manera..sesión 2…

  • Diferencias irreconciliables y la pega de la costumbre

Ya sea por problemas con los hijos, familiares, laborales o por metas de vida dispares, cuando las diferencias en pensamiento son irreconciliables, por más mínimas que sean, tienden a ocasionar una lenta erosión en la relación. 

Con los años se pierde la alegría del convivir y entra la costumbre. La pega más fuerte en cualquier relación. Por esa razón es que muchas relaciones se mantienen intactas aun cuando existen diferencias irreconciliables. 

  • Sientes que la relación está estancada

La vida real está plagada de obstáculos y caminos repletos de baches. La mayoría de los obstáculos en pareja tienden a superarse y por eso muchas relaciones se mantienen o fluyen. 

El problema se presenta cuando esto no sucede. Si se normaliza el estancamiento en una relación y estas inconforme con el estatus debes replantearte esa situación con la otra persona.  

Recuerda que…Preguntando se llega a Roma. 

Puede que mejore la interacción o que te veas obligada a salir por la puerta ancha. Es tu riesgo.

  • Comienzas a mostrar interés por otras personas

Si piensas frecuentemente en otras personas, o estas considerando otras opciones, esto demuestra un grado de debilidad en tu relación. PERO si me preguntas si sentir atracción por otras personas cuando tienes pareja es normal. 

Te digo que sí. 

Puede ser un evento pasajero y nada que ver con la disolución de tu relación…pero claro está…La posibilidad de una ruptura es más que obvia si la atracción por otra persona se convierte en un serio interés en coger calle y emprender un nuevo vinculo amoroso.

El siguiente escrito de seguro te interesará…

La absolutamente mejor manera de salirte con la tuya en cualquier situación.

  • Cuando tu instinto te advierte…y no son buenas noticias

Escuchar tu voz interior puede ser de mucha ayuda en estos momentos. ¿Qué dudas tienes sobre la relación? ¿Cómo te sientes últimamente?  A partir de estas y otras preguntas, podrás saber qué quieres y si aún proyectas compartir un futuro con tu actual pareja.

A pesar de la importancia de observar los cambios en la relación de manera objetiva confiar en tu intuición es imprescindible para la toma de este tipo de decisión. La intuición es tu guía si la sabes utilizar correctamente. (Lo discutiremos en detalle en otro artículo. SUSCRIBETE y te dejaremos saber en cuanto se publique.)

  • Prefieres pasar tiempo con otra persona

¿Lo piensas dos veces antes de pasar un fin de semana con tu pareja? ¿Cada quién va por su lado más tiempo de lo que están juntos? Si es así, reflexiona sobre ello, porque es una de las mejores señales para saber cuándo tu relación va cuesta abajo. 

¿Entran juntos al restaurante en la playa y se te van los ojos hacia aquel papisongo sentadito en la esquina? 

Dale pensamiento si es que esto te pasa muy a menudo…

¿Qué pasa cuando no hay mucho interés en la relación?

Considera los siguientes puntitos cuando te enfrentas a una relación que va cuesta abajo:

    • Es acertado que te tomes un tiempo para analizar y quizá aceptar que este proyecto de pareja en el que invertiste tu tiempo y energía ya no va a funcionar.
  • Muchas parejas acuden a consultorios con la expectativa de que un terapeuta  los ayude a pensar cuál es la mejor opción para sus vidas. Esto muchas veces  es beneficioso, porque un terapeuta les puede ayudar a tomar caminos distintos sin mucho trauma y en buenos términos. 
  • Toma las riendas del tema, enfrenta y pregunta qué es lo que marcha mal, para saber si hay posibilidad de solucionarlo, o si definitivamente, lo conveniente es dejarlo ahí. 

Por lo general todas percibimos lo que anda mal en nuestra relación. Hay algo en nuestro interior que constantemente nos guía a reconocer el significado de la situación en la cual estamos inmersas. 

Hazle caso y no dejes pasar la oportunidad de ser feliz buscando caminos alternos a tu descontento. Déjanos saber como te va.

Si te ha sido útil este artículo te invitamos a SUSCRIBIRTE.

Sabes que el FORO te espera. También puedes COMENTAR para que las amigas se enteren de lo que piensas. A todas nos gusta escuchar los artículos en YouTube. ¡Anda y dale una pruebita!

Comparte este articulo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

x