Cómo vivir sin ovarios o matriz. Lo que debes saber…

como vivir sin ovarios

¿Cómo vivir sin ovarios o matriz? 

Una fuerte interrogante que proviene de mujeres que se ven obligadas a sufrir el proceso de remoción de la matriz y/o sus ovarios por razones médicas. 

Aunque existen casos donde mujeres han nacido sin útero, esas son excepciones (y muy raras, por cierto). Una vez la mujer decide—después de la consulta médica—aceptar una histerectomía (remoción de matriz) u ooforectomía (remoción de ovarios)  de inmediato piensa que será vista como una mujer deficiente. Aquella que ha perdido su estatus como fémina—similar a como se siente un hombre cuando le remueven la próstata.

Mira lo que me dijo Mayra…

“Me siento castrada , no me animo. Amo a mi marido, pero se me hace difícil ser espontanea. Me irrita tener que detenerme en el acto para embarrarme. Ya no hay jueguitos porque si me tardo en el proceso me seco como una pasa y luego me duele tanto que se me dificulta el disimular.”

Antes de continuar, necesitamos aclarar que jamás vas a dejar de ser mujer por falta de ovarios o matriz. 

Si te extirpan tus ovarios y/o la matriz siempre serás una mujer completa. 

Tu eres tú—no eres tu cuerpo. Por eso dices, “Mi cuerpo.” Porque tú eres la dueña.

Tu feminidad no te abandonará, al contrario, seguirás tu vida como una mujer que sufrió una experiencia médica única y la cual logró superar. 

  • ¿Cómo una mujer puede vivir sin ovarios o matriz?

         Lo que debes saber

Que es la histerectomía y ooforectomía

como vivir sin ovarios

Es importante señalar que una histerectomía es una cirugía que se realiza para extraer el útero de la mujer, en otras palabras, la matriz.

En realidad, la matriz es donde se desarrolla el bebé cuando una mujer queda embarazada, en sí, es un órgano musculoso ahuecado que alimenta al feto en el transcurso del embarazo y por ende, al extraérselo no podrá engendrar.

Además, en esta cirugía, cuando es total, se extirpan las trompas de Falopio y los ovarios, lo que indica que ya no contarás con períodos menstruales, no ovularás y por lógica, no podrás quedar embarazada.

De hecho, en algunos casos meritorios—en mujeres mayores usualmente que ya les ha llegado la menopausia—le extraen la matriz junto con las trompas de Falopio (conductos que unen a la matriz y ovarios) con el fin de prevenir que aparezca un cáncer de ovario y además para disminuir el riesgo de generar un cáncer de mama en mujeres con historial de cáncer en la familia.

En las mujeres que aún no son menopáusicas, la extracción de los ovarios trae consigo propiciar la menopausia y más probabilidades de generar enfermedades cardiovasculares y de osteoporosis. 

Y en caso de que el médico te recomiende una histerectomía debes informarte bien antes de tomar una decisión. Primero que nada, pregunta si existen otras alternativas de tratamiento, incluyendo los riesgos y ventajas de los procedimientos con o sin cirugía.

Sigue leyendo y recuerda suscribirte si aún no lo has hecho.

El efecto corporal

Posterior a la operación para extraer los ovarios y matriz el organismo de la mujer sufre ciertos cambios que pueden afectar su salud física y emocional—y claro está— su relación.

Siendo algunos cambios alteraciones del libido y el ajuste repentino a la ausencia de la menstruación. 

Generalmente, la rehabilitación después de la intervención ginecológica dura aproximadamente entre 6 a 8 semanas, y la mayoría de las operadas se reponen rápidamente. 

Al inicio aprender a vivir sin matriz u ovarios resulta ser emocionalmente difícil para una mujer. Por lo general si la operación culmina sin complicaciones, la recuperación física será cómoda. Solo un grado de dolor en el área afectada que usualmente responde a un analgésico y un sangrado por lo general leve—que cesa en unos días.

La mayor problemática—y dependiendo de la edad—radica en la deficiencia hormonal— por ejemplo,  el estrógeno—que trae consigo síntomas menopaúsicos como veras más adelante.

A continuación, detallaremos esos cambios que surgen en el organismo de las mujeres y con los que ellas deben lidiar después de una ooforectomía o histerectomía 

¿Interesante verdad?, de seguro también querrás leer sobre estar soltera a los 50.

Tras la histerectomía, la mujer deja de sangrar mensualmente porque no existe tejido de matriz para eliminar el sangrado. 

Si los ovarios también se extraen, comenzará a sentir síntomas de menopausia, dado que no habrá órgano que produzca las hormonas necesarias.

Por lo tanto, para mejorar esos síntomas, como las olas de calor, irritabilidad, la excesiva sudoración y la falta de lubricación vaginal ocasionados por la falta de hormonas—el ginecólogo tratante le puede indicar una terapia de reemplazo hormonal.

La disminución del deseo sexual secundario a la remoción de los ovarios puede a mediano y a largo plazo ocasionar problemas con la pareja. 

Buena idea sería incluir a tu pareja en el proceso médico de manera que el ginecólogo experto tenga la oportunidad de orientarlos y contestar dudas al respecto. 

Lo mejor es estar preparados—educándose antes de que surja la incomodidad en la relación.

Después de la cirugía ciertas mujeres pueden experimentar un aumento de peso, principalmente a lo largo del período de la recuperación. 

Se piensa la causal es una alteración u ausencia de las hormonas sexuales, que ocasiona que haya una mayor concentración de hormonas masculinas que se encuentran en el organismo femenino y al suceder esto, muchas mujeres están más propensas al cumulo de grasa en el abdomen—al igual que sucede en el hombre.

También— al ser mayor el tiempo de recuperación, algunas pueden abstenerse de la activad sexual posterior a la cirugía, lo cual ayuda al aumento del peso corporal.

¿Cómo cambia tu vida íntima?

La mayoría de las mujeres que se han realizado una intervención ginecológica para extirpar los ovarios y la matriz, no presentan cambios en su vida íntima de inmediato. Al ir disminuyendo los niveles hormonales aparecen entonces los síntomas de la menopausia y puede experimentar  sequedad vaginal y un interés sexual disminuido.

De haber llevado una vida sexual activa antes de la  intervención quirúrgica—puede la mujer seguir con ella al recuperarse—si el cuido durante el proceso de recuperación ha sido el adecuado. 

Bueno saber que muchas mujeres mayores han expresado llevar una mejor vida sexual después de la cirugía, ya que experimentaron un aumentado en el placer por la ausencia de dolor que anterior a la operación sufrían.

En cambio, las mujeres a las que aún no les ha llegado la menopausia, un tiempo posterior a la cirugía pueden sentir pocos deseos de tener relaciones sexuales y una reducción en la lubricación vaginal, cosa que les puede provocar desde incomodidad hasta dolor durante la penetración. 

Chequea este otro artículo.. SEXUALIDAD DESPUES DE LOS 50… ¿Disfrute o agonía?

No obstante, es una condición que se puede corregir, dado que con el uso de lubricantes a base de agua y compromiso por parte de la pareja se puede mantener la actividad sexual que ambos necesitan.

Por otro lado—debido a las alteraciones hormonales que la afectan emocionalmente—la mujer puede sentirse inferior por la ausencia de sus órganos reproductivos. Esto a su vez  le puede disminuir su apetito sexual.

El impacto emocional de vivir sin ovarios o matriz

Después del procedimiento—la mujer atraviesa por una fase de mezcla de sentimientos en la que comienza a sentirse aliviada por haber tratado un cáncer o el problema que tuvo antes de la intervención—y también por sentirse esperanzada en la recuperación de su salud. 

Hemos visto como el proceso médico trascurre, pero también necesitamos darle consideración a como esa situación afecta el estado emocional de la mujer.

Si la matriz y ambos ovarios han sido removidos entonces la complicación hormonal de seguro afectará su estado anímico tornando la irritabilidad y depresión más prominente en la mayoría de los casos. 

De no haber tenido hijos previos a la intervención y realizar que no podrá ser madre biológica en el futuro resulta ser un cantazo emocional muy duro para la amiga.

Sufrir el luto es ineludible en muchas mujeres ya que sienten el empuje de ajustarse a su nuevo estado corporal.

Apoyo de la familia, amistades—y más importante—el amor y comprensión de su pareja—es imprescindible. 

¿Y cómo enfrentar el proceso?

El proceso de recuperación tanto física como emocionalmente es un tanto lento, pero al final saldrás vencedora. 

Atravesar un proceso de remoción de matriz y ovarios tiene una razón de ser que por lo general envuelve un peligro potencial para nuestra salud. 

De ahí surge la decisión de enfrentar el proceso. Una vez culminada la intervención podemos entrar en el camino de recuperar la paz que necesitamos para continuar con nuestras vidas.

Puedes seguir amando, sintiendo y viviendo a plenitud. Las mujeres por naturaleza somos valientes, y tú no serás la excepción.

Entenderás entonces que una mujer sí puede vivir sin matriz u ovarios y siempre será una mujer en todo el sentido de la palabra.

como vivir sin ovarios

El tema de la remoción de matriz y ovarios es uno que conlleva muchos otros aspectos que son importantes discutir. En un próximo articulo estaremos tocando otros aspectos meritorios que por falta de tiempo no hemos traído aquí.

Estamos seguras te interesará este otro artículo COMO LIDIAR CON LA CRISIS DE LOS 40…7 CONSEJITOS PARA SUPERARLA

¿Estás viviendo está experiencia? Comparte en el FORO.

Tus comentarios son importantes no dejes de COMENTAR.

Visítanos en FACEBOOK  PINTEREST INSTAGRAM.

Si no tienes tiempo para leer y prefieres escuchar cualquiera de tus artículos preferidos ve a  nuestro canal en YOUTUBE.

Comparte este articulo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

x