¿Cuándo piensas soltar esa relación dañina? Con las siguientes ideas te ayudaremos…

cuando dejar la relacion dañina

A veces las relaciones de pareja se complican y no hay mucho que hacer por ellas. Pero te pregunto ¿cuándo piensas soltar esa relación dañina

Una sana relación de pareja debe estar basada en el amor y el respeto. Cuando ya no hay amor por parte de alguno de los dos—eso se siente—y ese puede ser un indicativo de que la cosa no anda bien y que lo mejor sería que cada uno siga su camino. Claro está—después de sopesar todos los ángulos y, si es posible, traerlo a la mesa en una seria conversación.

Es posible confundir el amor con la dependencia, te acostumbras a la persona o le temes a la soledad. A pesar de que es una situación que vemos todos los días—alimentar esos sentimientos negativos no resulta saludable y mucho menos conveniente para ti.

El desamor es una de las primeras señales que te indica que es el momento de examinar en detalle la relación—porque una pareja que en realidad desea ser feliz no puede sostenerse si no hay amor—-a menos que la convivencia sea una por conveniencia y de común acuerdo.

También existen otras circunstancias y de eso comentaremos en las siguientes líneas. 

Conoce cuándo es el momento de soltar esa relación dañina

En ocasiones, pueden darse situaciones en la pareja—que aunque a todas luces son dañinas se han normalizado—y te puede costar identificarlas para considerar dar por terminada la relación.

Ahora bien, es fundamental entender (no solo saber) que en una buena relación no debe haber ningún tipo de maltrato ni falta de respeto.

El amor sano no es lo que ves en las películas. Casi todas las mujeres tenemos creencias románticas basadas en un amor perfecto que pueden llegar a ser perjudiciales. Entonces, ¿Cuándo es el momento de dar por terminada una relación

¿Sientes que llegó el momento de decir «Ka…rajo basta ya!»? 

La información que has internalizado sobre las relaciones de pareja influyen tanto en tu propio comportamiento como en las expectativas sobre los actos de la otra persona. 

Cuando una relación se apoya en las creencias y prácticas del amor perfecto muy comunes en series televisivas o películas—tales como la posesividad, los celos, el “único”, el sacrificio y el “para siempre” es normal sufrir las consecuencias. 

Hay mucha fantasía en eso…

Un crónico malestar es innecesario y no ocurre cuando una relación es saludable. Una relación de pareja debe ser, ante todo, elegida libremente, y debe estar basada en múltiples pilares, como el respeto y la confianza. Pero ¿Cuándo saber que hay que terminar la relación? ¿Cuáles son esos indicios? 

Uno de los problemas es que está de por medio la costumbre. La costumbre—una pega universal que nos mantiene atadas al más vil de los amores por más que sepamos que no nos conviene. 

Y volviendo a las razones—las siguientes son de peso y bastantes comunes. Bien conocidas por muchas…vale la pena revisarlas..

  • Cuando te acostumbras al maltrato

El maltrato no se limita a lo físico, también puede ser psicológico, emocional, e incluso sexual o económico. 

Ya lo sabes. 

Un  gran número de mujeres se acostumbran al maltrato insidioso. Solo se quejan de lo mal que les va sin describir exactamente cuál es la verdadera causa de su malestar. A menudo el silencio las caracteriza y solo se sabe de su viacrucis cuando ya es muy tarde.

Si las acciones de tu pareja se caracterizan por un sutil maltrato hacia tu persona, es una señal para que te armes de valor y salgas volando del nido—o de su lado—si todavía eres su novia o lo acabas de conocer. 

De ahí la importancia de poder reconocer las señales sutiles del maltrato que en muchísimos casos pasan desapercibidos por nosotras (pero otros lo pueden ver desde un avión). 

Ej. Se sonríe con malicia cuando te dice, “Un tamaño más grandecito de pantalón te sentaría mejor..” Si percibes repetidamente que en sus recomendaciones existe una desaprobación escondida—entonces hazle caso a tu intuición.

No se la dejes pasar.

  • ¿Y qué hay del amor no correspondido?

Sin amor, la relación de pareja es como mínimo—incómoda. El amor debe ser bidireccional—si es que el amor fue la base inicial para la unión. 

Sabemos que en algunas relaciones otros motivos para la unión existen que en nada se relacionan con ese maravilloso vínculo afectivo.

El amor, si no es correspondido, tiende a caer en obsesión, o dependencia. ¿Tu pareja ha dejado a un lado las muestras amorosas? ¿Acaso evita cualquier contacto cariñoso? Es el momento de hablar sobre lo que sucede. 

Luego—de no estar satisfecha con el resultado—el considerar otro camino está en orden. Más fácil dicho que hecho, lo sé, pero por algún sitio tienes que comenzar para lograr tu felicidad.

Sería bueno para ti leer…12 cosas que puedes hacer cuando tu pareja muestra desapego emocional.

  •  El respeto—pilar básico

Sin respeto no puede construirse una relación satisfactoria. El respeto es un pilar básico en cualquier relación. Es posible que tu pareja inspeccione tu celular sin tu permiso o exhiba conductas que te desagradan como coquetear con otras frente a tu nariz. 

¿Y además todas tus ideas le parecen fatales? 

Reconsidera entonces tus prioridades y asegúrate de que haces el número 1 en tu lista de las personas más queridas e importantes para ti. 

De ser así, toma la decisión basándote en lo que te mereces y nada de ‘hay benditos’ . Piensa en que eres primero y necesitas proteger tu autoestima y  bienestar sobre otras consideraciones.

 

  • “No me hace bien, pero lo necesito.”

Otro pilar importante en cualquier relación es la libertad. Si tú pareja  te impide ser libre económica, física o emocionalmente, resulta entonces en una alerta roja. 

Si crees que tu pareja te hace más daño que bien, no puedes esperar a que cambie sin haberle mostrado tu descontento. En detalle. 

Como mínimo sostén un diálogo con el hombre buscando descubrir sus verdaderos sentimientos hacia ti. 

Puede que algunas personas de tu entorno te hayan puesto sobre aviso y hayas resistido enfrentar tu realidad. Tarde o temprano te tocará la estresante charla—así que mejor temprano que nunca para que tengas oportunidades en otros lares.

Evita caer en el «No me hace bien, pero lo necesito», porque la dependencia emocional cuesta muy cara. El costo es tu salud emocional, paz mental y frecuentemente tu salud física. Eso  no tiene precio. 

Recuerdo a mi amiga Jenny quien vivía con un hombre 9 años menor que ella (entrando ella a sus 62 abriles). Podríamos decir que ambos estaban en similares facetas de vida pero el caballero no lo percibía así. Constantemente hacía tenues alusiones a la diferencia en edades como por ej. “Me parece mejor que te pintes las canas y te verás más bonita.” 

No tan sutil.. ¿Cierto?

Mucho ojo al elegir con quién quieres pasar tus días, esa persona tiene que aportar valor a tu vida. Si ejerce algún tipo de control sobre ti es el momento de analizar si vale la pena continuar con las cadenas.

  • La valorización 

El amor debe ser recíproco—se demuestra con palabras y actos. 

Si tú pareja descuida la relación, te sientes de poco valor en su compañía o su aprecio hacia tu persona es imperceptible, debes enfrentarte al hecho de que probablemente su tipo de amor te lastima . 

Sentir que eres poca cosa para él, además de ser un sentimiento que puede perjudicar tu salud mental, es una señal para considerar la relación en todo sus detalles. Hazlo parte del proceso expresando tu sentir pero sin ser pendeja por favor. La asertividad reina. Confiar en un terapeuta es buena idea. Estos siempre ven elementos que una no ha considerado.

  •  Cuando se inmiscuye un tercero

No siempre una relación está perdida después de una infidelidad, de hecho, hay casos dónde las terapias  y la voluntad para el cambio posibilitan una valiosa relación después del trauma.

Te esperaInsatisfacción… ¿Camino directo a la infidelidad?

Pero a pesar de eso, en la mayoría de las casos, la infidelidad es un síntoma de que la relación no va por buen camino. 

Si el hombre te ha sido infiel pero te dice que está arrepentido y quiere seguir contigo vas a necesitar estar bien orientada en todo los detalles de la falla para tomar una decisión que sea cónsona con tu bienestar.

La infidelidad, a diferencia de las parejas «libres», supone una traición y falta de respeto hacia la persona engañada. 

Mae West dice que “A todos los amantes descartados se le debe dar una segunda oportunidad pero con otra persona.”

Las personas no cambian porque otra se lo pide. La personalidad, es decir, la forma de ser, de pensar y de comportarse de una persona en realidad raras veces cambia. 

Un individuo cambiará un rasgo de su personalidad, con mucho empeño y por voluntad propia tras un acontecimiento que le ha llevado a ello. Puede que el proceso de haber sido infiel le cause suficiente malestar como para propiciar una giro en su forma de ser y sea de bien para la relación.

Ten claro que ese proceso de sentido de culpa y cambio le compete a él. Solo eres responsable de saber si quieres o puedes con el empuje de lo acontecido. Pocas logran una completa recuperación. 

Si encuentras que constantemente estás reviviendo lo ocurrido busca ayuda para que se te pueda facilitar la toma de una decisión inteligente que te encamine hacia la recuperación—sea dentro o fuera de la relación.

  • Un grado de paz y confianza

Cuando una relación es deliciosa y te llena—a pesar de las ocasionales discusiones y retos—sientes bienestar y tranquilidad. 

Una robusta relación, aporta calma y te hace sentir satisfecha. En vista de que los humanos tendemos hacia los extremos—cuando no sientes paz, la relación puede irse rápidamente al lado opuesto de la felicidad hasta convertirse en un infierno.

Si temes contarle sobre tus problemas, o si tu pareja esconde información importante, es porque existe la desconfianza.

Si sientes que te miente, o te ha mentido, ya sea en cosas mínimas u otras más importantes, llegó el momento de confrontarlo y escuchar sus respuestas utilizando tu intuición.

Estos son tan solo algunos indicios que apuntan a que es el momento de cerrar el ciclo. Este otro artículo te abrirá los ojos… 5 salvavidas para toda mujer que no se siente valorada. En todo caso, vale la pena que reflexiones y tomes una acción bien pensada—siempre colocando tu felicidad en primer lugar. Nadie lo puede hacer por ti. 

Comenta y comparte tu opinión y no olvides Suscribirte para que te enteres cuando publiquemos otros artículos.

Si prefieres escuchar las grabaciones de los artículos en YouTube arranca pa’ ya’.  

¡Te encantará la experiencia!

Si necesitas compartir te invitamos a ingresar a nuestra comunidad de mujeres de cierta edad que al igual que tú tienen mucho que expresar. 

Te esperamos en nuestro FORO.

Comparte este articulo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

x