CUÍDATE DE TUS ENEAMIGAS Y CÓMO DESCUBRIRLAS

CÓMO DESCUBRIR A TUS ENEAMIGAS

La buena amiga

No hay nada como una buena amiga—dice presente cuando más la necesitamos, escucha nuestras quejas y llantos y siempre está de nuestra parte sin importar las estupideces que en ocasiones se nos ocurren.

Y ahora que hay menos estabilidad en las relaciones de pareja, la amistad entonces toma una importancia mayor en nuestras vidas. No empece todo lo anterior de vez en cuando se nos presenta una amiguita que nos da una mala vibra y comenzamos a observar unos cambios en ella que auguran un mal desenlace para la relación. Y hace su entrada nuestra eneamiga.

Una metamorfosis inesperada

Una eneamiga es aquella que te aplaude tus conquistas, te acompaña en tus andanzas, te da consejos con sentido— pero una vez le das la espalda te traiciona dando a conocer tus secretos, flirteando con tu amado, y dando a conocer tus costumbres menos atractivas.

De seguro ya sospechas— pero en realidad no te has dado plena cuenta— todavía— de que tu compañera del chilindri ha sufrido una metamorfosis y ahora es tu mejor eneamiga.

Sabrás que ellas pueden ser un terrible escollo en nuestro camino porque crean un ambiente de competencia y rivalidad, sin embargo muchas veces ellas nos impulsan a esforzarnos para ser mejor en lo que hacemos (si deseamos ver lo positivo). Aunque quisiéramos, es imposible evitar tenerlas porque ellas saben exactamente como evitar ser descubiertas.

En su continua hipocresía radica su fortaleza— ya que al mantenerse incognito pueden entrar y salir de tu entorno a su antojo llevando consigo información comprometedora para utilizarla en contra tuya.

Y peor aún— nuestra naturaleza muchas veces nos impulsa a creer lo que escuchamos y pasamos por alto las señales que nos indican que la víbora está cerca. No permitas que te tape tus ojitos…

Photo by Daiga Ellaby Unsplash

Descripción de tu enemiga cercana

Aquí esta… La conoces?

  • Siempre se sale con la suya
  • Dice lo que piensa sin considerar a otros
  • No tolera las debilidades de sus semejantes
  • Piensa que es la mejor y así lo deja saber
  • Actúa como si se lo mereciera todo
  • Nunca acepta que metió la pata
  • Chismosa sin fin
  • No les da crédito a tus éxitos
  • Te da el tratamiento del silencio cuando no accedes a sus caprichos
  • Miente descaradamente para sus fines malévolos
  • Si se molesta contigo hace fiestas y no te invita
  • Promete que estará ahí para ti pero te abandona en tu momento difícil

Hace unos días escuche lo siguiente y no tuve de otra que estar de acuerdo…

“Las amigas son como las tetas—algunas grandes, otras pequeñas, algunas reales y otras completamente falsas.”

El monstruo de la envidia

Obra a nuestro favor aprender a callar nuestros planes más importantes ya que no sabemos si la eneamiga está en plena fase de acecho.

A veces nos topamos con oportunidades que sería mejor guardar en secreto—pero notarás que se requiere un esfuerzo monumental para no compartirlas con raimundo y tó el mundo dada nuestra naturaleza humana.

Por ejemplo— si esta por materializarse tu ascenso—el cual ya discutiste con el jefe previamente—evita alardear antes de tiempo porque puede que a tu eneamiga se le encienda la llama maligna de la envidia.

Suena toda una exageración, lo sé, pero antes de juzgarlo, intenta practicar una observación más concienzuda.

Te sorprenderás. Calla tu boca y no despertarás a ese monstruo de la envidia dentro de tu querida disque amiga. Ojo a lo siguiente:

Algunas amigas son como chavitos prietos, tienen dos caras y no valen nada.”

Si ella comienza a hacerte la guerra de manera silenciosa lo que menos debes hacer es responderle— evita darle el placer de ver que te afectan sus jugarretas. Aunque, si en algún momento la situación llega a salirse de control debes considerar confrontarla— aunque con mucha probabilidad no aceptará que su conducta resulta dañina para ti.

Te hará creer que eres la única culpable y tu ganancia será cero. Dicho esto vamos a ver algunas formas de manejar la situación ya que es importante que mantengas el control.

El comienzo de tu estrategia

Las amigas en nuestro lugar de empleo son una categoría especial de amigas—en ocasiones convirtiéndose en eneamigas de la noche a la mañana. Hago referencia a las amigas de la oficina ya que para muchas de nosotras es donde pasamos la mayor parte de nuestro día.

Como puedes haber apreciado, algunas de ellas sólo les interesa posicionarse en los mejores lugares de la empresa o codearse con las personas de poder en su área asignada.

Esto en si no tiene nada de malo. Solo lo es cuando la competencia se torna feroz y tu inseparable eneamiga quiere enterarse de cuanto detalle sensacional existe en tu ambiente con la intención de usarlo para acaparar la atención de todos.

Mantén tu vida privada—privada, sácale el cuerpo al bochinche, en la medida posible habla cosas excelentes de ella para desviar su atención, intenta no participar de los grupos dedicados a las habladurías . Si eso no funciona y te sientes miserable o se te dificulta tu desempeño considera asumir la ofensiva.

“Las amigas falsas te siguen mientras haya sol— pero te dejan en la oscuridad.”

Asumiendo la ofensiva

Busca su fortaleza principal—esta puede ser su alianza con el jefe, otra amiga con mucho poder, un conocimiento clave para la organización o una destreza particular para la cual fue contratada.

Una vez llegues a este conocimiento asegúrate una manera de infiltrar su área—hazte minga del jefe, hazle favores a su amiga poderosa, promueve la contratación de otras personas que poseen las mismas destrezas y conocimientos que ella.

En fin hazte dueña de aquello que la hace poderosa e indispensable.

Sé una estratega, alíate con las personas clave y cuéntale solo lo que entiendes pueden saber de modo que si tus eneamigas van a hacerle un cuento para sacarle información tendrán mucha dificultad en obtener datos de peso.

Recuerda— siempre tienes la opción de salirte lentamente de la relación una vez la descubras—y si no se puede lentamente, salte de sopetón— luego déjalo saber a todos los del grupo y sigue con tu vida.

Nunca escojas la venganza— pero sí,  puedes recurrir a tu astucia y como ves, asumir la ofensiva cuando ella te arrincona con sus tretas malintencionadas.

“No temas al enemigo que te ataca, pero sí a la falsa amiga que te abraza.”

Método a la antigua

Escucha a tu madre…

¿No te ha pasado que estás hablando con tu madre de alguna de tus amigas y de pronto ella te dice que no le gusta su porte? Es muy común que eso suceda cuando las amiguitas con las que te asocias no te convienen.

Nuestras madres tienen un sexto sentido que rara vez falla—cada vez que nos dicen que alguien tiene malas intenciones es muy probable que sea cierto. Al final ellas siempre quieren protegernos. Ven nuestras vidas desde una perspectiva diferente a las nuestras y—con su experiencia—usualmente llegan a mejores conclusiones.

¿No tienes a una madre que te alerte?

Es muy difícil —aunque no imposible—hallar un sustituto para una madre. Lamento entonces tener que decirte que estás por tu cuenta y necesitas estar alerta a los pequeños signos que señalan a la presencia de la traicionera.

Y para concluir…

No pierdas tu tiempo ni energía maquinando represalias. Limita tus perdidas.

Por más que quieras salir a vengarte de tus eneamigas debes entender que no es lo ideal, el resultado solo servirá para alimentar su ego.

Hoy es un buen día para saber quién en verdad está a tu lado. No esperes por ese momento crítico de necesidad donde no tendrás el tiempo ni el ánimo para discernir si tu amiga es lo que aparenta ser.

Anda— ve y practica…

SUSCRÍBETE para ser notificada. ¡No te despegues! y no te olvides de dejar un COMENTARIO

Siguenos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *