MANDA LAS REGLAS AL KARAJETE … y descubrirás el SECRETO de tu verdadero yo

La mujer tiende a seguir las reglas sociales aunque pierda en el proceso. Cosa triste.

Desde muy nenitas nos inculcan que tenemos que acatar todas las guías de la sociedad para poder pertenecer.

Este dictado muy a menudo va en contra de lo que deseamos o intuimos es lo mejor para nosotras. Pues, ¡Sorpresa! Ser feliz no se logra siguiendo las pautas que otros nos imponen.

Será un proceso difícil el llegar al punto en que no te importe lo que otros piensen— pero si practicas lo suficiente lograrás ser autentica y atraer a tu vida lo que necesitas para sentirte completa en todos los sentidos.

Cuantas veces has escuchado sobre la mujer alfa y todos los atributos que la hacen espectacularmente única— para luego pensar, “De verdad que no puedo con eso, esa mujer suena muy cruel y despiadada.”

Aparenta ser así porque ella analiza las normativas sociales y con deliberación decide si es una movida inteligente el seguirlas al pie de la letra o hay espacio para darle  la vuelta buscando mejorar su posición.

Una vez insistes en cumplir con todos los criterios sociales sin sopesar con calma sus consecuencias —te cierras la puerta a evolucionar como una mujer con todo su derecho a ser dichosa….una mujer que siente ser valiosa y se presenta de esa manera ante otros.

Lo que leerás aquí te sonará familiar ya que muchas veces se menciona en diferentes escritos. La diferencia está en tu intención de finalmente meterle mano al concepto y hacerlo tuyo.

Lo que piensas es lo que eres. La ciencia ya lo ha demostrado a saciedad. Pues entonces vamos a practicar pensar solo aquello que deseamos internalizar y vivir en nuestras vidas.

Una guerra entre tus deseos y lo que espera nuestra sociedad no tiene por qué darse— ya que el resultado debe ser uno que promueva tu mejor bienestar a la vez que vives en relativa paz con tu vecino.

“Yo me conozco y siempre me gusta seguir el orden social” me dices tranquilamente.

Si piensas que te conoces lo suficiente haz esta pequeña prueba y te sorprenderás de lo fácil que es caer en la trampa de “yo me conozco”:

¿Como reaccionarías si tu pareja te dijera, ‘Calla la boca no sabes ni lo que estás diciendo’? ¿Es la regla quedarte calladita?

¿De verdad eres amable? ¿O por dentro le dices barbaridades a la persona frente a ti? ¿Es la regla aquí ser honesta y decirle lo que en verdad cocinas en tu mente?

¿En serio piensas que todos somos iguales, no importando si somos negros, amarillos, ricos o pobres? La regla te dice que todos somos iguales. ¿Cierto?

Contestar con entera honestidad no es fácil. Los estatutos sociales nos empujan a responder con un libreto ya pre establecido– por otros.

Quizá te sorprendas al pensar en una respuesta que reconoces no va a tono con lo que piensas de ti misma.

EL SER REBELDE

Incumplir con lo esperado por nuestra sociedad da miedo pero no vas para ningún lado sin asumir el riesgo. ¿Qué te cataloguen como una rebelde? Motivo de orgullo sería para mí…

Seguir las directrices sociales estrictamente solo te paraliza y te imposibilita ver otras opciones dentro de la misma situación.

Cruzar la calle cuando el semáforo no funciona te puede llevar a la tumba…pero aun así te arriesgas y cruzas sin pensar. ¿Qué te da sobresalto? ¡Claro! pero lo enfrentas y en unos segundos estas al otro lado. Vivita y coleando.

Igual al enfrentarte a la toma de una decisión que envuelve hacer lo que otros no harían por temor al que dirán.

LO QUE ESPERAN DE MI

Continuar, por ejemplo, en una relación nociva porque piensas que “Separación o divorcio no es lo que esperan de mi como compañera o esposa y pagaré el precio por no acatar el orden social.”

Recuerdo mi amiga Estefanía abusada por su pareja con problemas de adicción. Le pegaba con una correa por las piernas como si ella fuera una niñita indefensa. Estefanía sufrió y aceptó ese trato por vergüenza y sentir que ella no tenía valía…… hasta que tuvo sus gemelos.

Una noche llego el suso dicho intoxicado a repartir fuete a sus pequeños gemelitos y hasta ahí llego la relación. Al otro día tempranito, bajo una espesa nevada empaquetó a sus 2 niñitos y salió por la puerta para nunca más volver. Contaba con la ayuda de un viejo amigo que le proveyó un pequeño préstamo para salir al aeropuerto y comenzar una nueva vida en su país natal.

Moraleja: Estefanía creyó en que podía y al querer proteger a sus hijos mandó al infierno las dictámenes sociales que la tenían atada y así fue como se prendió la llama de la acción. Rompió con la fórmula inútil de lo que se espera de la mujer en una relación y su riesgo le llevó al triunfo. Hoy día terminó sus estudios previamente abandonados y es toda una profesional de nombre…convirtiéndose en una mujer de poder.

‘APRENDE LAS REGLAS COMO UNA PROFESIONAL PARA QUE LAS PUEDAS ROMPER COMO UNA ARTISTA’

Pablo Picasso

¿Y COMO LO HAGO?

Aquellas que se apartan de lo esperado por todos se sienten más inteligentes. No se conforman. Se sienten liberadas para pensar. Muchas mujeres que se catalogan como asertivas saben que en algún momento tendrán que obviar alguna insensata directriz de la sociedad.

Aquí unas normas medias gulembas que todas podemos considerar no acatar:

  • NO MENTIR. ¿Si? Y le dices entonces a tu hijita de 7 años que el trajecito que se puso le queda horrible y la hace ver gorda y descuadrada? No toda madre tendría el corazon para decirle eso a una hija…
  • VISTE APROPIADAMENTE. Apropiado aquí podría significar la vestimenta que te de la real gana utilizar ese día especial con tu pareja..
  • NO HABLES CON DESCONOCIDOS. Si acatamos esta regla fracasarían todos los sitios de buscar pareja en línea. Sitios donde millones de personas emprenden relaciones iniciando conversaciones con desconocidos.
  • NO CUESTIONES LA AUTORIDAD. ¿Partimos entonces de la premisa que el jefe lo sabe todo? No así en mi lugar de empleo…ni en el tuyo supongo yo.
  • LOS NIÑOS HABLAN CUANDO LAS GALLINAS MEAN. Esta me trae recuerdos de mi niñez cuando se esperaba que los niños no interrumpieran las conversaciones de los adultos.

Si piensas que tienes que actuar en contra de un precepto social establecido sopesa lo siguiente:

  1. Determinar cuándo y cómo hacerlo
  2. Verificar si vale el riesgo
  3. Sopesar las consecuencias

Por consiguiente—- de vez en cuando es inteligente allanarse a lo que entendemos es la mejor opción en una situación; olvidándose de lo que la sociedad espera…siempre y cuando tengas una buena razón que vaya a favor de tu bienestar o el de tu gente.

En fin— si consideras que es normal seguir las pautas de otro resulta mejor ser anormal y ser feliz con las tuyas propias.

Y cierro con la famosa frase de James Dean..

LA VIDA ES CORTA. ROMPE LAS REGLAS.

¿Y tú? ¿Rompiste alguna? Cuéntanos como te fue en COMENTARIOS. Mejor aún, ve al FORO y comparte tus experiencias. ¡Nos encantaría saber cómo haces para que las reglas no te rompan a ti!

ACABANDO CON EL SINDROME DE LA PRINCESA INDEFENSA es otro buen artículo a leer para cuando andas buscando dirección.

¡Hasta pronto!

Siguenos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *