Home / Relaciones Sanas  / ¿TE ENAMORASTE DE UN PATÁN? 7 SEÑALES…

¿TE ENAMORASTE DE UN PATÁN? 7 SEÑALES…

Si tienes alguna amiga o familiar que te haya hecho alguna observación acerca del comportamiento de tu pareja quizás deberías prestarle atención porque esa puede ser una de las 7 señales que te enamoraste de un patán.

 

Muchas veces el candidato aparenta ser un ángel, de buen humor y sonriente pero sus momentos de villano lo delatan como un abusador.

 

Los patanes son hombres groseros, arrogantes, el típico egoísta narcisista que es desconsiderado hasta con su madre. Irrespetuoso, maleducado y engreído.

 

Esos hombres que nadie soporta y que solo piensan en sí mismos y en sus necesidades.

 

Un patán es el que cree que se está comiendo al mundo y no hace más que embarrarla una y otra vez con sus acciones y palabras.

 

Pero casi siempre con sonrisa en labios…

 

En la disciplina de la psiquiatría el patán podría calificar como un hombre con trastorno de Personalidad Fronteriza o Antisocial.

 

O incluso un Narcisista…

 

¿Estás enamorada de un patán y todavía no te has dado cuenta? No lo creo. Su conducta habla por sí sola y grita a los cuatro vientos que es un patán.

 

Repasemos entonces los indicios para darte la oportunidad de reconsiderar el futuro de una relación con una pareja que exhibe esas características.

 

De paso te digo que el tipo de hombre a los que nosotras las mujeres debemos huirle con más rapidez es al patán.

 

Estos varones son realmente física y emocionalmente peligrosos.

 

Algunos pasan desapercibidos porque se comportan como una escoba nueva, es decir que al principio son una maravilla, pero que con el paso del tiempo no sirven para nada.

 

¿Te parece un hombre valioso? Chequea las señales…

 

Ten presente, además, que no todos los hombres patanes son bruscos y agresores.

 

Algunos son manipuladores y encantadores en su trato inicial hasta que logran controlar tu vida y sacar las uñas.

 

7 indicios que te enamoraste de un patán

 


1. Él se cree superior…

 

Esta es una de llos primeros rastros que te indican que estás con un patán: “La superioridad”.

 

Si tu pareja piensa que él es el único que hace las cosas bien y que todos los demás son unos ineptos, ¡Ojo!

 

Si tiene poca tolerancia a la frustración y por eso acostumbra a maltratarte es un patán.

 

¿Por casualidad tiende a tratar mal a los meseros en tu restaurant favorito?

 

Por lo general las personas que acostumbran a menospreciar el trabajo de servir a los demás tienen complejo de superioridad y son patanes.

 

El peligro del egoísta extremo en las relaciones amorosas

 

2. Es un manipulador

 

Los patanes tienen la facilidad para manipular a sus presas y es por eso por lo que a veces pueden pasar desapercibidos.

 

Usan todo tipo de tácticas para lograr tener a su pareja rendida a sus pies o lo que es peor para humillarlas.

 

Miente descaradamente, se victimiza, culpa a los demás de sus errores y problemas, ofende, amenaza, intimida, pretende controlar todo y te hace sentir dependiente de él, pues bien, ya sabes la respuesta: “Es un patán”.

 

3. Es crónicamente intolerante

Si tu pareja expresa malhumor por todo, tiene ataques de rabia repentinos o por cosas insignificantes y de paso te culpa es porque seguramente se trate de un abusador (alias patán).

 

Muchas me discuten que los hombres también se afectan cuando tienen problemas y lo expresan de esa manera por lo tanto no necesariamente son abusadores.

 

Eso es cierto. No obstante, cuando continuamente se observan las mismas reacciones aun el hombre gozando de un ambiente libre de retos, es necesario revisar si estamos frente a un problema de personalidad el cual es crónico, y es lo mismo que decir duradero.

 

Recuerda que es normal que sintamos coraje, malhumor y pongamos mala cara en ocasiones. Forma parte de la respuesta a los retos que se nos presentan a diario.

 

Eso lo podemos ver en nuestras amistades, familiares y en nosotras mismas.

 

Podemos entonces decir que la diferencia entre una respuesta normal de una persona a los conflictos rutinarios y la de un hombre patán estriba en que las características de un patán forman parte de su personalidad y su conducta maltratante es mayormente llevada a cabo de manera programada con toda la intención de controlar a su pareja para obtener una ganancia.

 

¿Lista para brillar? ¡Haz clic y sé radiante!

 

Andrea tuvo la mala suerte de toparse con un patán y lo peor de todo es que lo aguantó durante varios años procreando un hijo que presenció muchos episodios de maltrato…los cuales lo afectaron inmensamente…

 

Pobre Andrea. Muchas lágrimas derramadas por ella y su familia que eran testigo de la situación.

 

Este resultó ser un varón patán con todo el mundo. Sus hermanos no lo soportaban… (ahora entendemos por qué no aceptaron la invitación a la ceremonia de boda).

 

Luis siempre se la pasaba hablando del dinero porque eso era lo único que a él le importaba en la vida.

 

Intolerante con sus compañeros de trabajo y con todo aquel que él consideraba que no estaba a su altura, incluyendo por supuesto a nuestra amiga Andrea.

 

Los vecinos lo detestaban porque cada fin de semana se iba a tomar tragos al bar de la esquina y cuando regresaba borracho era un desastre…insultándolos sin compasión.

 

En su casa abundaban los gritos y escaseaba el amor. La gota que derramó el vaso en esa relación fue el día en que a Luis se le ocurrió golpear a Andrea en la cara.

 

Normalmente era bastante agresivo y ofensivo con las palabras, pensamos que Andrea no había considerado abandonarlo antes por miedo a represalias o quién sabe por qué más…

 

A pesar de ese nefasto incidente todavía Andrea sigue sometida., intentando poner en práctica las ideas en estos artículos para lograr rehacer su vida.

 

Estaremos pendiente de su desarrollo para dejarles saber.

 

El maltrato emocional…encontrando la solución

 

4. Es desconsiderado

 

Un hombre que no trate bien a la persona que le dio la vida es un patán. Si tu pareja tiene malos sentimientos hacia su mamá es muy probable que se trate de un patán.

 

Los patanes carecen de consideración y no se preocupan por cómo sus acciones pueden afectar a otros. Nada bueno para ti.

5. Es egoísta

 

El patán-abusador trata a las personas que no conoce con desprecio y cuando es amable es solo porque quiere obtener algo a cambio.

 

No le importa herir a otros porque solo piensa en sí mismo.

 

Es el hombre que se enoja por compartir los gastos, y tiende a ser miserable. Imagínate que te invite a tomar un café y ni siquiera haga un intento por pagar la cuenta…

6. Es burlón y le gusta humillar

 

Otro de los indicios que te indican que estás con un patán son las burlas y las humillaciones.

 

¿Tu pareja constantemente te pone en ridículo frente a otras personas? Habla mal de tu peso, hace chistes fuera de lugar, revela intimidades incómodas…pues eso no son bromas que te harán reír.

 

 

Las personas que constantemente critican a otras, hacen bromas pesadas, y humillan, son patanes en potencia y más cuando esas conductas las exhiben en público.

7. Le falta empatía

 

Un patán jamás se pondrá en el lugar de otra persona para entender sus perspectivas y sentimientos.

 

Estos hombres son insensibles en todos los sentidos y son incapaces de sentir compasión a menos de que tengan algún interés.

 

La relación tóxica y los 3 remedios

 

Ok, ya entiendo ¿Pero qué hago?

 

¡Ya entendí! ¿Pero qué hago?

 

No necesitas reconocer que tienes un patán en tu gallinero.

 

¡Descubre tu nueva obsesión de moda aquí!

 

Eres inteligente y ya lo sabes.

 

Enfrentarte y preparar un efectivo plan de salida es lo que procede, si es esa tu decisión.

 

No te dejes engañar, ni tampoco te conviertas en la víctima de un patán. Ninguno de los comportamientos que aquí hemos mencionado son saludables (también lo sabes).

 

Prepara tu grupito de apoyo y si necesitas dirección y refuerzo profesional no dudes en solicitar los servicios de un terapeuta.

 

Si tu pareja es un patán porque reúne las características para serlo piensa en tu felicidad.

 

Comienza dándole una ojeada al siguiente artículo que te guiará por el camino correcto…

 

Las 10 reglas de poder que necesitas practicar…

 

Comparte esta información con quien creas pueda necesitarla.

 

A veces, como ya mencionamos anteriormente, por amor toleramos tratos intolerables y nos damos cuenta de que nos estamos fallando a nosotras mismas. Nunca es tarde para ser feliz.

 

¿Has tenido una experiencia con un patán? 

 

SUSCRÍBETE para ser notificada. ¡No te despegues! y no te olvides de dejar un COMENTARIO

 

Visítanos en FACEBOOK  PINTEREST INSTAGRAM.

 

Si no tienes tiempo para leer y prefieres escuchar cualquiera de tus artículos preferidos ve a  nuestro canal en YOUTUBE.

Comparte este articulo
TIEMPO LECTURA:
Reseña general

DEJA UN COMENTARIO

x