SEXO A PATA SUELTA…estrategias para tomar control cuando las ganas te faltan

Ahora las parejas sostienen menos relaciones sexuales….dice la literatura.

También se dice que la necesidad de intimidad sexual va en declive en las personas comenzando a los 46 años. Podemos decir, como expresó el Atlantic magazine, que estamos en una recesión sexual.

Existen muchas razones para la pérdida del deseo erótico en una mujer. Mas no es lo mismo perder el deseo de meter mano que perder el interés en la relación.

Para aquellas que interesan mantener su relación les conviene profundizar en lo que le podría ayudar a maximizar su funcionamiento —aun en momentos de pocas ganas.

Sabemos que menos de la mitad con el problema de falta de deseo busca ayuda. Y esto se da tanto en mujeres como hombres. Pensemos que la vida va tan acelerada que la mayoría de los parejas no ven con buenos ojos el pasar 45 minutos de su atareado día en la oficina de un terapeuta hablando sobre su deficiente ejecutoria en la cama.

Añádele que todavía muchas mujeres, sin importar su edad, se sienten avergonzadas de hablar sobre su deseo de recibir y dar placer en esa área. Y pocas desean aceptar que algunas de sus parejas simplemente no despiertan su libido…uiiiiiiii…

Eso presenta un tremendo lio en la cama— le dan mil vueltas al asunto, y culpan hasta el gato para no tener que aceptar su parte en la problemática.

No hablaremos aquí de disfunciones sexuales en el varón. Basta con expresar que ese caballero también es responsable de que todo fluya debajo de las sabanas.

Partiendo de la premisa de que ambos están conscientes de lo que ocurre, sea que a uno le falte las ganas y el otro calle el problema, el deseo de permanecer en la relación será el impulso para agarrar el toro por los cuernos..

 

“PRIMERO HACEMOS EL AMOR Y LUEGO TENEMOS SEXO CALIENTE Y ASQUEROSO” Anónimo

 Acepta que ese dicho cubre las necesidades de ambos.

Ahora vamos a enumerar algunas de las causas más comunes para la falta de motivación libidinosa en una mujer y a la vez proponer varios remedios para asegurar una buena ‘revolcá’ en la cama esta noche.

Recuerdo a Yanina de 68 años quien se quejaba de no poder tolerar la penetración por la sequedad severa de su vagina después del tratamiento con radioterapia. “Mi compañero es un hombre bueno y muy sensual, más joven que yo y me preocupa que mire ‘pal lao’!

Yanina, ansiosa por el temor a perder su relación, se le escapó que la penetración es solo un aspecto de las relaciones íntimas y que tenía otras opciones. Opciones que con mucha probabilidad serían de mucho placer para su compañero…

Tengamos presente que cada pareja establece lo que es la normalidad dentro de su relación.  Lo que es normal para una pareja puede ser tabú u obsceno para otras.

Dicho esto, para realizar cambios a tono con nuestros deseos primero tenemos que ponerle el cascabel al gato…

Identificar el problema y estar dispuesta a dialogarlo con tu príncipe.

A decir verdad— cuando se destapa la olla— con mucha probabilidad la mujer ya sabe la razón del problema aunque prefiera ignorarlo.

Hablar sin rodeos, con apertura a todas las posibilidades es la mejor táctica. Pero no lo hagas en la cama o en la habitación. Váyanse lejos para esa conversación de manea que ninguno se sienta amenazado.

De seguro un hombre conocedor de la siquis femenina y con ansias de expresar sus propias necesidades sexuales acuñó lo siguiente:

 

TE PROMETO QUE SIEMPRE ESTARE A TU LADO. O DEBAJO DE TI. O ENCIMA DE TI.” Anónimo.

¿Y el porqué de la falta de ganas?

  • Es que no lo quiero…

¿Y qué haces ahí? No pierdas tu tiempo y planifica la salida. Tarde o temprano lo tendrás que hacer. Con tantas opciones online hoy día no tienes excusas…

  • Veo las estrellas cuando me penetra (y no es de placer).

Demás esta decir que tienes que— primero que nada–ver a tu ginecólogo. Sigue sus instrucciones con el uso de cremas y ungüentos y si no funciona—una vez establecido que no padeces de algo de vida o muerte—entonces hay que buscar opciones si quieres o necesitas mantener el interés de tu pareja.

  • La menopausia me está matando…

 Sabemos que la menopausia con sus marcados cambios en el ánimo y libido podría representar un problema para las parejas.

Si a tu hombre le es indiferente el sexo, pues no hay problema en ambos aceptar el convivir como hermanitos.

El problema surge cuando no queremos perder a nuestra pareja quien exige o espera el deshago sexual que necesita.

Comúnmente se recomienda visitas al médico y el uso de hormonas.

“Suena bien pero no tengo el tiempo para esperar el resultado! Pedro es un bellaquito y se buscará otra mujer si no me enderezo!” nos grita Luisa.

Bajo estas circunstancias de emergencia, necesitamos recurrir al engaño piadoso—fingiendo placer a gritos para salir del paso y mantener la relación— en lo que le damos un break al tratamiento.

Analizar las opciones para producirle placer y durante las cuales podamos fingir un grado de excitación sería lo ideal. Pero recuerda que esta salida es solo una temporera. No te acostumbres.

Es más difícil aparentar placer durante el coito doloroso por ejemplo—que cuando damos placer sin penetración.

Te pregunto: ¿La penetración tiene que ser la culminación del evento? Atrevidas fantasías, degustación oral, sexteo sabroso y manoseo intimo se pueden considerar. Claro está, no todas las opciones sirven el propósito de cada pareja pero sin duda aquí  hay para escoger.

  • Me avergüenza mi cuerpo…

¿Me pregunto cuántos podemos alardear de tener un cuerpo perfecto? Voy a que casi ninguna de mis lectoras y/o lectores. Enfoquemos en aquello que podamos mejorar y busquemos hacernos diestras en las técnicas que producen placer.

Es posible aprender sobre la sexualidad y disfrutar de momentos íntimos aceptando lo que consideramos deficiencias en nuestra apariencia.

Un grado de egoísmo es lo ideal, buscando nuestra satisfacción primero y luego la del otro.

¡¿Qué importa si tienes las tetas chiquitas cuando él desfila frente a ti esnú y barrigón sin una pizca de complejo?!

  • Malas experiencias pasadas…

La vida está compuesta de experiencias—algunas buenas otras ya sabes. Esas malas experiencias en el ámbito intimo pueden permanecer en el pasado si decides aprender de ellas y mejorar tu presente.

De no poder hacerlo sola— la intervención de un terapeuta es lo ideal.

Un profesional con una perspectiva práctica del asunto que provea una avenida clara enfocando en el problema actual y dejando atrás las interminables letanías del psicoanálisis.

Muchas veces el cómo subsanar el problema beneficia más que saber el porqué de este.

  • Amas a otro

Una vez estas segura de tus sentimientos no tienes de otra que salir volando y sin chistar. No podemos perder el tiempo con el ‘hay bendito’ u otras consideraciones, que aun siendo importantes no deben frenar el que seamos felices.

Toma la decisión..y pronto.

  • Miedo a la falta de deseo en tu pareja…

Cuando percibimos que nuestra pareja pierde el interés en la cama tenemos una tendencia a poner freno a nuestro propio interés sexual por el miedo a ser rechazada.

Sin duda debes actuar rápidamente. Aquí no hay espacio para miedo. La razón de su falta de deseo tiene que estar meridianamente clara de manera que el posible remedio se implemente antes de que ambos pierdan el interés en la relación. Larga historia. Lo atenderemos en un próximo artículo.

  • Cuando su pobre higiene personal te afecta…

Hablar claro en este caso— aunque incómodo— es necesario. ‘Te apesta la boca’, ‘cambia tu desodorante’, ‘no te chupes los dedos mientras almuerzas’ está lejos de ser la forma ideal de dejarle saber tu disgusto.  Aquí el tacto es tu aliado. Puedes iniciar con “Estoy estrenando un nuevo desodorante unisex…te gusta? ..sé creativa..

  • Que tu discapacidad no te detenga…

Todos tenemos derecho.

La sexualidad no está reservada solo para aquellos que están libres de limitaciones físicas.

Mi amiga Lorraine se mueve en silla de ruedas todo el tiempo. Inteligente y super graciosa. Ahora felizmente casada y criando a 2 preciosos hijos.

Le fue difícil al inicio. Su falta de deseos era secundario al temor de no ser aceptada por su seria incapacidad. ¿Y quién dice que no se puede?

Haz frente a tu discapacidad. Visita a sitios como whispers4u.com y Glimmer (sitios en línea para personas con diversas limitaciones) que te harán reflexionar y descubrir que hay muchas mujeres especiales como tu buscando un amor.

Dale pensamiento a estas estrategias. Algunas de ellas te podrían beneficiar y de seguro todas enriquecer tu vida.

 

Antes de irte COMENTA y te recomiendo le des una lectura a este otro artículo que te impresionará  AMOR EN LINEA 101: lo que prefieres ignorar

SUSCRIBETE para que no te pierdas una.

Siguenos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *